26/10/17

¿Qué me ha dado la literatura?

Imagen de Pixabay
El otro día una compañera de trabajo que no lee apenas, me sorprendió haciéndome una pregunta. Me dijo: "¿Pero, a ti que te aporta la literatura? ¿Te ha dado mejor vocabulario o algo?". Esta pregunta, he de confesaros, me pilló completamente desprevenida. Nunca me había visto en la tesitura de tener que responder a esta pregunta, ni de tener que explicarle a nadie por qué llevo SIEMPRE un libro a cuestas. Así que, tras unos segundos de reflexión (no quería demorarme mucho porque sabía que de mi respuesta dependería el crear o no una nueva lectora), le dije que la literatura era más que eso. 
—La literatura me ha enseñado muchas cosas. Empatía, por ejemplo. Me ha enseñado que, a veces, la vida cambia sin que uno lo vea venir, y que tienes que adaptarte a ello. Me ha ayudado a conocer otros modos de vida, otros lugares, otras personas. Me ha ayudado a comprender que hay personas cuya situación es más complicada de lo que puedes creer en un principio. Y sí, me ha enseñado vocabulario. —le respondí. 
Pero, ahora, pensándolo detenidamente, creo que la literatura me ha dado más que simplemente empatía y algún que otro palabro que, os confieso, a veces uso para quedar bien (vosotros también lo hacéis, y lo sabéis). La empatía es algo que se tiene, y que, aunque es cierto que la literatura la fomenta, no se puede adquirir de la nada (si alguien está seguro de lo contrario, decídmelo abajo en comentarios). Pero, aún así, los lectores voraces como nosotros, no leemos para adquirir empatía ni para adquirir vocabulario ni para adquirir nada. Todo eso son simplemente los efectos secundarios. No sé vosotros, pero yo leo porque leer es una droga jodidamente adictiva. 

La verdad es que nunca antes me había parado a pensar en qué me aporta la literatura porque nunca he sentido la necesidad de hacerlo. Nunca ha habido un móvil detrás de la lectura más allá de tener un libro entre las manos y una historia en la mente. Que yo recuerde, nunca he cogido un libro (al menos una novela) porque quería ser más lista, porque quería tener más vocabulario o porque tenía un objetivo detrás. Simplemente lo he cogido porque me gustaba pasar las horas acurrucada en mi pequeño rincón de lectura (literalmente, era un rincón en el que me ponía a leer) imaginándome otros mundos y fantaseando con la idea de que yo era la protagonista de todas esas historias pero, a la vez, no corría ningún peligro. De hecho recuerdo una vez que, siendo muy pequeña (tendría unos seis o siete años), estaba leyendo una de esas enciclopedias para niños (en concreto, el libro que os dejo a la izquierda), y vi una imagen de un volcán. No me preguntéis por qué, pero me emocioné mucho de que era capaz de TOCAR un volcán en erupción que estaba dibujado en la enciclopedia. Tal fue mi emoción que no pude sino correr a decírselo a mi padre. Me acuerdo perfectamente de que le dije:
—Mira, papá, por esto me gustan los libros. No solo puedo ver y saber cómo es un volcán. Puedo tocarlo ¡y no quemarme!. 
Mi padre, lógicamente, debió de pensar que se me había ido completamente la cabeza.
No me preguntéis por qué, pero este recuerdo se me quedó grabado en la mente. Os juro que sentí muchísima adrenalina en ese instante, que tuve casi una revelación divina, y que, de pronto, descubrí que el mundo de la literatura era algo maravilloso. En muchas ocasiones he oído a gente hablar de "los libros que les convirtieron en lectores". Pues yo creo que, aunque ya era lectora antes de este libro, en mi caso, este libro cambió la manera en la que yo empecé a ver la literatura. Porque ¿en qué otro maldito lugar iba a ser capaz de poder tocar un volcán en plena erupción y no sufrir ni la más mínima quemadura? Pues en ninguno, claramente. 
Creo que, más que la empatía, más que el vocabulario, más que la imaginación y más que muchas otras cosas, la literatura me ha dado experiencias. La literatura te hace creer que todo es posible, que nunca hay que dar nada por perdido, por muy complicadas que estén las cosas. Que siempre hay una salida, una pequeña casualidad que hará que todo cambie. Que la vida da muchas vueltas, y que de todas las decisiones que tomes dependerá el futuro de tu existencia. La literatura me ha enseñado a tener valor, a hacer las cosas por mi misma, y a luchar por aquello en lo que creo. La literatura me ha enseñado a soñar, a creer en las infinitas posibilidades que contiene cada cosa. La literatura me ha enseñado que, si hay que hacer frente a una batalla, uno no pone pies en polvorosa a la primera de cambio, sino que permanece ahí, al pie del cañón. La literatura también me ha enseñado el valor de un buen amigo, que no es un tesoro, sino que vale más que toda una galaxia. También me ha enseñado que no todo es color de rosa, sino que habrá gente que te engañará y que, incluso, te traicionará y te venderá al mejor postor. Y que algunas veces lo pagarán, pero otras no. 
“Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece”.
La Sombra del Viento - Carlos Ruiz Zafón
La literatura, en definitiva, me ha enseñado muchas cosas en la vida. A veces, incluso me ha puesto verdades en la cara que no quería ver. Más de una vez me he pensado en lo estúpida y mezquina de la acción de un personaje justo antes de darme cuenta que, en tal o cual ocasión, yo había actuado exactamente igual. En otras ocasiones, sin embargo, me he sorprendido a mi misma imaginando a alguien a quien aprecio en la piel de un personaje, o incluso me he acordado de escenas de mi propia vida. Porque, si otra cosa tiene la literatura (aparte de ser jodidamente adictiva) es que es un catalizador de nuestra propia vida, y nos hace vernos a nosotros mismos desde un prisma diferente. La literatura te afecta, te trastoca de tal manera que nunca vuelves a ser la misma persona y eso, creo que no solamente es bonito, sino que también es algo maravillosamente enriquecedor. 
El alma de todo lector está compuesta por cientos de trocitos diminutos por todas las cosas que ha experimentado mientras mantenía su vida, por todos los peligros en los que ha estado sin estar. Suena a tópico y a frase aleatoria escogida para acompañar a una foto de Instagram que nos ha quedado especialmente bonita, pero es verdad que somos lo que leemos y que cada una de las historias que vivimos dejan un poso en nuestra alma del que nos es imposible librarnos, tanto para bien, como para mal. 
Y es que, en contra de lo que puede parecer, la literatura no nos sirve solamente para alejarnos de la realidad, sino que sirve para construirnos como personas. Nos enseña que no siempre hay buenos o malos, que no todo es blanco o negro, sino que, en el medio, hay una escala de cientos de miles de millones de tonos grisáceos entre los que se mueve la mayor parte de la gente. Los libros enseñan más sobre la vida que la mejor de las escuelas y educan a los jóvenes más que la más estricta de las familias. Los libros añaden más vidas a la única que ya tenemos, superponiéndose como capas que nos permiten comprender mejor el mundo que nos rodea y que nos ayudan a decidir qué camino hemos de tomar.
“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la insensatez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación”.
Historia de dos ciudades - Charles Dickens
Así que, querida compañera no-lectora, la literatura me da sabiduría, pasión, amor, miedo, perspicacia, consuelo, introspección, reflexión, sentido, cariño, comprensión, experiencias, seguridad, cercanía, empatía, dudas, odio, ira, alegría, desazón, ternura, sencillez, relajación y cientos de cosas más. Y sí, por supuesto que me aporta vocabulario. Y sin más me despido... ¡Hasta la próxima avntura!  

Compártelo:

32 comentarios:

  1. Es que son taaantas cosas las que aporta. Menuda preguntita, jeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj ¡Totalmente! Me chocó muchísimo jajaja

      ¡Besitos!

      Eliminar
  2. Linda experiencia, gracias por compartirla con todos nosotros. A mi particularmente la literatura me ha dado nuevas palabras que no sabía que existían y sobretodo me ha permitido desarrollar la imaginación recreando diferentes escenarios en cada libro que he podido leer.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Satoshi! Yo he aprendido un montón de vocabulario con los libros también jajaja

      ¡Un besito!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Qué pedazo de entrada te ha quedado *-*
    Coincido contigo al 100% en todo lo que dices. La literatura nos aporta muchísimo, nos aporta todo lo que queramos obtener de ella hasta el punto en que forma parte de nosotros, de nuestra vida. Descubres cosas, aprendes, vives experiencias que en la vida real no serías capaz de experimentar (¿quién no se emociona con un viaje a lomos de un dragón?). Me ha encantado leer la anécdota de cuando eras pequeña, es muy tierno ^^
    Ya solo por el simple hecho de que cada libro, en mayor o menor medida, es un reflejo de nuestra vida: lo que vemos, lo que sentimos, lo que queremos sentir, lo que queremos reivindicar. Para mí, es una forma maravillosa de aprender, de vivir y de sentir ^^
    ¡El vocabulario que no falte, jajaja!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con todo. Es una forma de vida, de vivir muchas otras vidas además de la nuestra. Además, siempre aprendemos cosas nuevas y cierto es que nunca se lee el mismo libro dos veces.

      ¡Un besito!

      Eliminar
  4. Hola guapa!
    Una gran entrada, me ha gustado mucho.
    Pero vamos, que responder a tu compañera es bastante complicado por no decir imposible... porque nos enseña muchas cosas, tantas cosas que es imposible explicar todas, sólo se pueden apreciar de primera mano.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sheila! Coincido contigo en que es imposible abarcarlas todas, y solo leyendo puede saber lo que se siente.

      ¡Un besote!

      Eliminar
  5. Ay, ¡qué entrada más bonita! Por el título me había recordado a la peli La vida de Brian (¿qué nos han dado los romanos) y me había hecho mucha gracia, pero he acabado leyendo un post precioso sobre lo que significa la literatura y ser lector.
    Cada vez que me preguntan eso a mí me quedo aturrullada porque quiero expresar muchas cosas que ni si quiera soy capaz de decir. Muchas gracias por ponerle palabras, bonita <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Noelia! JAJAJJAJAJAJ ni me había percatado de la semejanza (prometo que no está hecho adrede jijiji).
      Yo también me suelo quedar un poco aturullada, y nunca sé muy bien qué decir. Me da rabia porque es algo tan evidente pero muy difícil de explicar.
      ¡Me alegra que te haya gustado! :)

      ¡Besines!

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu entrada!
    Estoy muy de acuerdo contigo yo leo por diversión o por entretenimiento como quieran decir le por que es algo que me gusta hacer y si tal vez si he aprendido cosas gracias a la lectura, el aprender algo aunque sea una cosa super pequeñita me alegra y seguiré leyendo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mariana! A mi también me hace mucha ilusión aprender cosas leyendo :)

      ¡Un besito!

      Eliminar
  7. Una reseña increíble. Estuy contigo en todo lo que dices. Es increíble lo que aporta y como nos llena estar simplemente con un libro. A seguir disfrutando.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué bien lo has descrito, qué difícil explicarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Belén! Jo, cuánto me alegra que te haya gustado, de verdad :)

      ¡Un besazo!

      Eliminar
  9. Que.buena experencia, yo tampoco me he visto en esa tesitura, yo leo para disfrutar, conocer otros lugares y vivir otras historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yennely! Totalmente, uno lee para vivir experiencias :)

      ¡Un besito!

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    cuando he empezado a leer la entrada he pensado que tenía telita la pregunta y me ha recordado muchísimo a Mafalda y a su padre. Es una pena que no te pueda copiar la viñeta, pero si pones en google "Mafalda padre filosofía" te aparece...si me hicieran de repente esa pregunta, yo sería el padre de Mafalda sin duda alguna...jajaja
    Me ha encantado tu respuesta, igual algún día me planteo responderla en el blog :P
    Un saludo :D
    http://yeswecanreadtogether.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ligaro! He buscado la viñeta y JAJAJAJAJAJAJ. Totalmente cierto, yo me sentí como el papá de Mafalda ;)
      ¡Espero leer tu respuesta en el blog! Un besito :)

      Eliminar
  11. ¡Hola!

    Muy reflexiva la entrada, me ha gustado mucho, se nota que la has escrito con todo el cariño jaja
    Me ha encantado la historia del volcán en erupción, yo la verdad es que nunca he tenido una revelación de ese tipo, soy lectora desde siempre y sé que la literatura me aporta muchas cosas, pero no he tenido nunca un momento así.

    Por cierto, me encanta la cita que has puesto de La sombra del viento ^^
    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Irene! Me alegro muchísimo que te haya gustado la entrada. La verdad es que cariño tiene para rato, porque me costó hacerla.
      La anécdota de la enciclopedia la tengo grabada a fuego jajaja.
      ¡A mi también me encanta esa cita!

      Un besazo :)

      Eliminar
  12. ¡Hola Ale! Que preciosa experiencia, me hiciste recordar cuando leí cuentos de pequeña, casi acabo llorando, rayos. Yo también tenía una especial de enciclopedia y me emocionaba mucho leer sobre los planetas, las estrellas, creo que gracias a ello luego de unos años me gané una buena obsesión con la astronomía. Y te doy la razón en que la fomenta, no puede hacer más que eso, es algo que uno aprende con sus vivencias y supongo que desde casa. Y ya te digo que un libro es más peligroso y adictivo que cualquier droga que exista. Es interesante todo lo que puede causar una historia en nosotros, traernos recuerdos, que cierto personaje nos cause ternura, mientras que otro nos genere odio. En fin, todo un abanico de posibilidades. Me encantó la entrada, espero ver más reflexiones de este tipo. ¡Saludos!:3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Kara! 100% de acuerdo en todo lo que cuentas. ¡Sobre todo en que un libro puede ser condenadamente adictivo!

      ¡Un besito!

      Eliminar
  13. Hola Ale, hermoso y completísimo lo que dices. Cada libro es un portal en el que cada quien se adentra y toma de él lo que está en capacidad de asimilar. De esta entrada, tan elocuente, lo que me queda es decir que para apreciar la Literatura es necesario un nivel de sensibilidad que solo quien lo tiene sabe de qué se trata, como es tu caso. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola María!! Pues si, cada libro es un portal. Sin embargo,yo creo que cualquiera puede apreciar un buen libro, solo tiene que dar con el adecuado. ¡Incluso mi compi no-lectora está empezando a leer!

      ¡Un besito! :)

      Eliminar
  14. ¡Hola! Estoy llena de respuestas ante la pregunta que te hizo tu compañera y la verdad es que tampoco puedo empezar a decirlo. Son como ideas que pasan por mi cabeza pero tampoco tengo las palabras para poder representar cada una de estas ideas jajaja La literatura no sólo me acompaña desde que tengo memoria, ha sido una amiga para los momentos en los que me he sentido más sola, me ha ayudado personalmente en muchas ocasiones, me ha hecho crecer y formarme como persona y todavía lo sigue haciendo. La literatura es una gran amiga, una maestra, una hermana, una madre... los libros han tenido una gran importancia en mi vida y, como dices, yo tampoco en un principio tomaba los libros con una causa específica. Cuando entré a la facultad sí que tuve que agarrar libros que ni siquiera los profesores habían dejado, solo para poder ampliar mi conocimiento, mi vocabulario, mis teorías literarias. Es increíble la manera en la que uno puede formarse a partir de un solo libro y, como dice la frase de El lazarillo de Tormes: todo libro, por malo que sea, siempre te deja algo (sinceramente no recuerdo la frase literalmente, pero esa era la idea jajaja). Me gustan mucho estos tipos de entrada así que espero poder encontrar más de ellas y poder descubrir un poco más del blogger detrás de la pantalla :3 ¡Nos leemos!

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Jazmín!! Pues sí, la verdad es que estoy de acuerdo contigo en que los libros son una gran fuente de sabiduría, y a los lectores nos acompañan a lo largo de toda una vida, cosa que es muy emocionante. A mi también me han ayudado muchísimo los libros :)
      También estoy completamente de acuerdo con El Lazarillo de Tormes jajaja. Todos los libros siempre nos dejan un recuerdo (aunque sea horrible ajjaajja)

      ¡Un besito!

      Alejandra - Creando Océanos

      Eliminar
  15. Holaa, esta es una entrada bastante interesante. Yo también tengo familiares y amigos que me hacen la misma pregunta y es que ellos no disfrutan de las ventajas de leer. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que has dicho. Me ha gustado mucho leerte. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mónica! ¡Ojalá consigas convencerles y volverles lectores jajaja!

      ¡Besitos!

      Eliminar
  16. Realmente que te hizo "la pregunta", que a veces uno ni siquiera sé ha puesto a pensar, a razón de lo que incluso tú comentas, eso de que uno no lo ve cómo un medio a algo, simplemente es...
    En mi caso, recuerdo haber empezado a leer por curiosidad, pero realmente a que se me hiciera adictivo una vez que las cosas parecían "oscuras" y decidí que no me agradaban lo suficiente, y decidí perderme en mundos que si, que igual hicieron que no sólo quisiera vivir en "sus irrealidades" sino en cambiar mi forma de pensar, comportarme, e incluso que dejase de importarme lo que quisieran creer de mí por leer libros (la intelectual, creída, etc.)... Tantas cosas que nos ha brindado la lectura, que aún diciendo todo, nos quedamos cortos.
    Tan bella tu anécdota del volcán, pero ciertamente es la clara escena de las maravillas de la lectura...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lizz! La verdad es que la literatura ayuda mucho en cualquier situación. ¡Y más aún si lo estamos pasando mal!

      Un besazo :3

      Eliminar

¡Opina! ¡Es gratis! Pero por favor, evita hacer SPAM si no es en la página habilitada para ello, la de la iniciativa Seamos Seguidores. Veo todos y cada uno de los comentarios que ponéis y los devuelvo. Pero, cualquier tipo de SPAM que se haga fuera de la página de la iniciativa Seamos Seguidores será eliminado y no se le devolverá ni el follow ni el comentario.
Considero SPAM como cualquier comentario del estilo "ya te estoy siguiendo, te invito a pasarte por mi blog" o similares. Los links a vuestros blogs y firmar con los nombres de los mismos SÍ que está permitido, pero más allá de eso, todo acto de autopromoción lo consideraré SPAM.
Contribuyamos, entre todos, a hacer de éste un rincón maravilloso :)

¡Os quiero a tod@s!