11/3/18

El rincón de los libros: Los privilegiados del azar, de Carlos Felipe Martell


29 de febrero de 2000
Montpellier, Francia.
Al arrancar su automóvil, Laure dejaba atrás una dura jornada en el Centre Hospitalier Universitaire (CHU) donde trabajaba como enfermera titulada.
Los privilegiados del Azar es el primer libro de Carlos Felipe Martell, en la que cuenta la historia de Isidro, un profesor de estadística de la Universidad de La Laguna que, contra viento y marea, intentará resolver el enigma de la muerte de Salka, una antigua estudiante africana con un pasado mucho más turbio de lo que él creía.

 Estadísticamente... ¿posible?

Una de las cosas más originales que tiene la novela es el hecho de que, a pesar de que se trata de un thriller, el autor entremezcla mucho el misterio con la estadística, materia de la que es profesor. De hecho, el protagonista, Isidro, sería una especie de álter ego del propio Carlos, dado que son bastante semejantes y creo que, precisamente por eso, ha conseguido que el protagonista sea tan redondo, cosa que es muy de agradecer. Sin embargo, y precisamente dado el carácter semi-autobiográfico en el personaje, creo que el personaje de Isidro resulta tal vez demasiado inocente, demasiado cándido y sencillo, tanto que incluso había momentos en los que me parecía un poco plano. Y es que, a pesar de que se nota que el autor ha intentado trascender la barrera del mero thriller y tratar de que el libro aporte algo más (cosa que es muy de agradecer), a veces, esas intenciones eran demasiado claras, demasiado palpables, y, para mi gusto quedaban un poco puesta ahí 'de pegote' para aleccionar al lector (cosa que odio bastante, no os voy a mentir). Por ejemplo, en varias ocasiones el autor trata de reflejar temas tan complejos como la discriminación o el bullying a los inmigrantes simplemente diciendo que los alumnos "llamaban 'sudaca'" a una compañera o a otro "le llamaban 'maricón'", como si el racismo o la homofobia se reduciesen solo a eso. 
Isidro se llevó una tremeda sorpresa al escuchar, continuamente, cómo varios compañeros suyos gastaban bromas de mal gusto sobre aquel invitado, empleando tópicos básicos y primarios: si es amanerado, es homosexual. Algunos incluso utilizaban la palabra "maricón" para referirse al mexicano. 
A esto es a lo que me refiero. En mi opinión, creo que es bastante más grave el hecho de que se gasten bromas de mal gusto sobre una persona (porque todos sabemos que este tipo de comentarios van escalando unos sobre otros y la cosa acaba poniéndose bastante fea) que el que se refieran con el término 'maricón'. El poner todo el énfasis en una única palabra y obviar una serie de comentarios que suelen ser mucho más desagradables que dicho término, me resulta una manera demasiado simplista de abordar un tema verdaderamente complejo. Obviamente, llamar a alguien que es homosexual o que pertenece a otro país en esos términos es un acto homofóbico y  racista y siempre es algo deleznable, pero creo que centrar toda la atención o poner el énfasis sobre ese único acto en concreto desmerece la verdadera realidad de la homofobia y del racismo. Todo hay que decirlo, cuando llega el final y uno ve realmente el por qué de todo, el problema se agrava de sobremanera y el tema del racismo (e incluso del machismo) está excelentemente tratado. 
Salvando este tipo de pequeños detalles de tinte paternalista, he de decir que la obra está bastante bien y tiene un planteamiento ciertamente curioso. Lo que más destaca es que cada capítulo está relacionado con una parte de la estadística y, justo después del título, aparece una pequeña definición que nos explica en qué consiste. Todos los capítulos, de una u otra manera, están relacionados con la estadística, y eso es algo que me ha parecido tremendamente original. Además, está muy bien explicado (si yo que soy una cazurra en matemáticas lo entendí, vosotr@s seguro que no tenéis problema), y, de todas maneras, si no se termina de comprender la relación entre la fórmula estadística y el capítulo, en muchas ocasiones está explícitamente narrado dentro de la propia novela. Si aún así no lo entendéis (como me pasó a mi alguna que otra vez) no pasa nada porque se puede seguir el hilo de la historia obviando las fórmulas estadísticas, pero me pareció que aportan un plus de originalidad y realismo a la novela que nunca había visto anteriormente.
Salka no era un promedio de nada; Isisdro no podía situarla en la parte central de ninguna distribución real.
La novela entera se sustenta en la estadística y eso le da un cierto toque de realidad que aleja al libro de la típica "irrealidad" de los thrillers. Además, el haber ambientado la obra en un lugar concreto, con escenarios reales como Tenerife o la Universidad de La Laguna, hace que el lector pueda sentirse mucho más inmerso en la historia. A diferencia de muchos otros thrillers, en los que la acción suele transcurrir en un pequeño pueblo dejado de la mano de Dios, Los privilegiados del azar se desarrolla en las Islas Canarias (también dejadas de la mano de Dios, pero menos ;) y eso, más allá de acabar con el cliché del pueblo-misterioso-lleno-de-niebla que siempre acompaña a este tipo de novelas, supone un contraste con la atmósfera extraña a la que estamos acostumbrad@s. De hecho, la novela me recuerda un poco a la película Suburbicon, porque su atmósfera soleada contrasta con lo turbio del asunto al que nos enfrentamos (P.D: Si no habéis visto Suburbicon no se qué hacéis con vuestra vida
El juego, casi sin haber empezado, estaba llegando demasiado lejos. Isidro se sentía culpable por dedicarle minutos de su tiempo a una mujer que no tenía nada que ver con él ni con su vida. Se sentía como si estuviese haciendo algo sucio, como si tentase al engaño. 
Aunque la novela trata de transmitir muchas cosas, yo sin duda me quedaría con dos de ellas: por un lado, el mensaje de tolerancia que Martell ha tratado de hacernos llegar, mostrándonos que, al final, todos somos personas y que lo único que nos diferencia es la suerte que hemos tenidos en la inmensa lotería estadística que a todos nos ha tocado vivir. Ese mensaje es, sin duda, un punto que hace reflexionar al autor y que nos ayuda a darnos cuenta de la importancia que la suerte (estadística) juega en nuestra vida. El segundo detalle con el que me quedo de la novela es la capacidad para demostrar que nunca es demasiado tarde para saber la verdad acerca de algo y, sobre todo, que hay acciones que pueden dejar secuelas en una persona durante muchísimo más tiempo del que imaginamos.
Hay algunos errores de cohesión a lo largo de la novela que me sorprende que no se hayan corregido. Por ejemplo, en ciertos momentos, se empieza a narrar la historia en presente y de pronto, cambia al pasado, y lo mismo con lugares que aparecen mágicamente. Estas cositas me sacaron un poco de la novela, pero es normal y son errores de principiante que estoy segura que ya no estarán en las próximas novelas de Martell.
No os voy a mentir y decir que es una novela que me ha súpercautivadoyenganchado porque no es verdad. Sabéis que no soy muy de thriller y que hace falta mucho para que la novela me enganche, pero no por ello no la he disfrutado. En mi opinión, a la novela le falta un poco más de miga en el desarrollo, que a veces se hace muy lento, y algunas cosas habrían sido prescindibles. Aunque hay picos en los que la acción se complica y todo se torna muy interesante, también hay muchos valles, capítulos en los que no pasa gran cosa y en los que yo desconecté fácilmente. No es uno de esos thrillers que te mantienen pegados a las páginas del libro (al menos en mi caso), pero sí que es una obra interesante. Además, el hecho de que esté escrito en un lenguaje sencillo y con un estilo coloquial y directo, sin demasiadas florituras, hace que sea un libro que fácilmente se pueda leer en el transporte público y que te hace el trayecto se te pase en un suspiro.

¿Habéis leído el libro? ¿Qué os ha parecido? Un besazo enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!
Compártelo:

5 comentarios:

  1. ¡Hola! Me llama la atención por lo que cuentas de la mezcla de misterio y estadística (todo lo relacionado con las matemáticas me encanta xD), pero de momento no creo que lo lea porque últimamente necesito libros que me enganchen completamente. Aún así, dejo apuntado el título para un futuro porque no lo descarto :).
    Un beso desde Jardines de papel .
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Aunque me gustan libros que tratan estos temas de bullying este no me llama especialmente.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    La verdad es que no me ha llamado mucho la atención.
    Pero gracias por la reseña♥

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! La verdad no conocia el libro pero no me ha gustado del todo, voy a ser sincera :( El tema primero que colocas sobre las maneras de referirse y solo limitarlo hacia una palabra, como bien dices y dejas en claro con la cita, no me gusta del todo. Creo que no fue una mala intencion del autor pero aun asi me llega a incomodar bastante, me imagino a la hora de leer creo que me va a agarrar un mal jajaja Por el momento entonces dejo pasar este libro :( ¡Nos leemos!

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Me ha llamado un poco la atención por ser un thriller y por lo que dices de las estadísticas pero aun así, no sé, no me convence del todo.

    Gracias por tu reseña tan honesta :)

    ResponderEliminar

¡Opina! ¡Es gratis! Pero por favor, evita hacer SPAM si no es en la página habilitada para ello, la de la iniciativa Seamos Seguidores. Veo todos y cada uno de los comentarios que ponéis y los devuelvo. Pero, cualquier tipo de SPAM que se haga fuera de la página de la iniciativa Seamos Seguidores será eliminado y no se le devolverá ni el follow ni el comentario.
Considero SPAM como cualquier comentario del estilo "ya te estoy siguiendo, te invito a pasarte por mi blog" o similares. Los links a vuestros blogs y firmar con los nombres de los mismos SÍ que está permitido, pero más allá de eso, todo acto de autopromoción lo consideraré SPAM.
Contribuyamos, entre todos, a hacer de éste un rincón maravilloso :)

¡Os quiero a tod@s!