10/2/18

El rincón de las películas: Los archivos del pentágono, de Steven Spilberg


Sólo hay una cosa que le pueda gustar más a un periodista una periodista que tener entre las manos un jugosito escándalo informativo: una película sobre otros periodistas que se traen entre manos un jugoso escándalo informativo. Y eso es precisamente de lo que trata Los archivos del pentágono, la nueva película de Steven Spilberg. Así que, como buena periodista y buena amante del cine, la semana pasada fui al cine a ver la película que podría catapultar a Meryl Streep al podio de Hollywood y convertirla en la actriz más oscarizada de la historia del cine, por encima de la grandiosísima Katharine Hepburn. Os prometo que voy a ser todo lo imparcial que una periodista-granilloeneleculo puede ser al analizar una película que trata, precisamente, sobre perioditas-granilloseneleculo. Así que... ¡a por esa reseña!

"La única forma de proteger tu derecho a publicar es publicando"

La película cuenta la historia de cómo el periódico norteamericano The Washington Post sacó a la luz en 1971 una serie de documentos confidenciales elaborados por el gobierno estadounidense que reconocían su propio error y la mala gestión que los americanos estaban teniendo en la guerra de Vietnam (que duró hasta 1975), algo que marcó todo un precedente en favor de la libertad de prensa en Estados Unidos. Sin embargo, el filme trasciende y nos invita a reflexionar sobre muchas otras cosas, como la libertad de prensa (obviamente), el derecho a publicar, el papel de los periodistas con respecto a la sociedad, e incluso, la posición de las mujeres en los altos puestos de mando.
Kay está en una posición en la que nunca pensó que estaría. Una posición de la que estoy segura mucha gente cree no debería tener. Y cuando te dicen una y otra vez que no eres suficientemente buena, que tu opinión no importa tanto... Cuando no solo miran más allá de ti, cuando para ellos ni siquiera estás ahí y cuando esa ha sido tu realidad durante tanto tiempo resulta difícil no pensar que esa es la verdad. Entonces, para tomar esa decisión, arriesgar su fortuna y la compañía que ha sido su vida entera... bueno, yo creo que eso es valiente. 
El tema de las mujeres en el mundo laboral es algo que resuena durante toda la película, y la verdad es que creo que Meryl Streep lo ha sabido llevar bastante bien. Me ha gustado cómo la actriz encarna a Katharine Graham, la editora del Post en aquellos años y, sobre todo, me ha encantado el modo en el que su personaje evoluciona, porque creo que lo hace de una manera muy veraz, y que se aleja mucho de los estereotipos de 'mujer fuerte' o 'jefa-que-tiene-las-cosas-claras' que Hollywood acostumbra a mostrarnos. De hecho, Katharine es todo lo contrario. SPOILER. SELECCIONA EL ESPACIO EN BLANCO PARA SEGUIR LEYENDO.Al principio nos encontramos con una mujer que, a pesar de estar increíblemente preparada, pese a saberse de memoria todos los números, todos los datos y conocer exactamente qué es lo que hay que decir para convencer a los accionistas de que inviertan en su periódico, a la hora de la verdad, cuando está en la reunión, cuando le llega el turno de soltar el discurso que esa misma mañana había recitado con una soltura increíble... se queda en blanco. Y, a pesar de que es ella la que se lo ha preparado, la que se lo ha estado currando, es el subordinado el que suelta su discurso para convencer a los inversores, y ella no puede ni abrir la boca en una sala que, a pesar de que está llena de hombres, es ella la que debería llevar la batuta porque es su periódico. FIN DEL SPOILER. Katharine es una mujer llena de dudas, de miedos, muy insegura y que vive permanentemente con el miedo a no estar "a la altura" de todos los hombres que la habían precedido en su puesto como editora jefe (su marido y su padre). Katharine tiene que reafirmar su valía constantemente y eso puede llegar a ser realmente duro, sobre todo si tienes que escuchar constantemente que no te mereces ese puesto y que solamente estas ahí porque tu marido ha muerto. Creo que la evolución de Katharine que vemos es perfectamente natural y, sobre todo, dolorosamente cierta. 
Sinceramente, me encantaría poder opinar sobre si Streep merece ganar el Oscar por esta película, pero como no he visto las demás no puedo comparar. He de confesaros que a mi al principio me parecía que hacía un papel más bien normalillo, pero hasta que no llegué al final no entendí la belleza del personaje por completo. Personalmente, soy muy fan de Hepburn y me daría un poco de pena que, si gana Streep, su figura quedase en el olvido. Pero no me echaría las manos a la cabeza porque la verdad es que hace un muy buen papel. 


La verdadera Katharine Graham (interpretada por Meryl Streep en la película) y el verdadero Benjamin (Ben) Bradlee (interpretado por Tom Hanks).

Por otro lado, también es de destacar el importante debate que plantea la película sobre si la libertad de expresión y el derecho a publicar está por encima de todo. Por favor, si vais a verla con alguien, yo os invito a que, al salir del cine, tengáis esta conversación porque pueden salir cosas maravillosas.
Otra cosa en la que uno no puede dejar de pensar después de ver el filme es si la información está por encima del dinero o viceversa. SPOILER. SELECCIONA EL ESPACIO EN BLANCO PARA SEGUIR LEYENDO. En la peli, vemos como el Post se encuentra en una situación crítica y, al ver que es posible que los inversores se puedan retirar tras la reciente salida a Bolsa del periódico, Katharine Graham se pregunta si realmente merece la pena arriesgarse a publicar y tener que ir a juicio o no. FIN DEL SPOILER.
Aunque estos debates nos parezcan lejanos, lo cierto es que están mucho más presentes de lo que creemos. Muchos medios han visto recientemente su libertad coartada, a muchos periodistas se les ha prohibido la entrada a las ruedas de prensa del presidente de los Estados Unidos y, aún a día de hoy, aquellos quienes participaron en la filtración masiva de documentos del gobierno estadounidense (Wikileaks) siguen huidos y perseguidos por la justicia. La película en si misma es todo un alegato a favor, ya no solo del derecho a publicar, sino de la libertad de expresión y del derecho de la ciudadanía a conocer los movimientos del gobierno. Como dicen en la película: "la prensa ha de estar al servicio de los gobernados, no de los gobernantes."
¿Eso es legal?
—¿Qué crees que hacemos aquí para ganarnos la vida chico? 
Otro de los grandes aciertos de la película es la manera en la que se muestra la profesión de periodista de la época. Antiguamente, las redacciones parecían auténticas ratoneras, llenas de humo de tabaco, el continuo sonar de los teléfonos, gritos por todas partes, gente corriendo y cosas de lo más extrañas. Creo que Spilberg no solamente ha sabido captar a la perfección ese ambiente tan loco, sino que también ha sido capaz de transmitir al espectador lo que supone ser "un verdadero periodista", de esos que trabajan (literalmente, 24 horas al día y 7 días a la semana). Aunque hoy en día los horarios están algo más regularizados, la película nos muestra a Periodistas con P mayúscula, de esos que llevan la profesión en la sangre y que nunca descansan, que no tienen horarios, y para los que cualquier sitio es bueno para trabajar porque ellos se mueven ya no solamente al ritmo de la información, sino también al ritmo de la competencia (y creedme que la competencia suele ser más rápida que la propia información).
Los archivos del Pentágono es todo un alegato a favor de la prensa y de los periodistas, una profesión que, admitámoslo y no es porque yo sea periodista está increíblemente maltratada y es constantemente vilipendiada. De hecho, no sé si sabéis esto, pero la profesión de periodista es una de las peores valoradas en nuestro país, por encima, solamente de la de juez.
—¡Oh! Debe ser una carga preciosa
—Sí, solo son secretos del gobierno
Creo que películas como ésta son muy necesarias, no solo para que recordemos que hubo un momento en el que los periódicos se imprimían poniendo las letras a mano, una a una, en la linotipia (que OBVIAMENTE), sino para que nos demos cuenta de que el periodismo es una profesión imprescindible para sustentar nuestra democracia. Spilberg se ha apartado del lagrimeo fácil (o no tan fácil) para traernos una película más que necesaria en los tiempos que corren, que es toda una reivindicación de figuras que, aunque han quedado en la sombra, fueron esenciales para consolidar la libertad de prensa y el derecho a la información que hoy todos disfrutamos. Los archivos del Pentágono es un homenaje a todos esos periodistas sin los cuales muchos otros escándalos (como el Watergate) no habrían salido a la luz. Es un homenaje al trabajo duro, a todas aquellas personas que se dejan la piel cada día y cada hora por el bien común, a todo un colectivo que, lo quiera o no, hace historia constantemente. Y, sobre todo, es un homenaje al buen periodismo. Al Periodismo con P mayúscula. Y a todos los que están tras él. 

¿Habéis visto la peli? ¿Qué os pareció? ¿Conocías a Katharine Graham? ¡Contadme contadme! Un besazo enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!
Compártelo:

5 comentarios:

  1. Hola!!!
    Yo le tengo muchas ganas a esta película y espero verla pronto porque se que me encantara.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! No la he visto pero ya nada más el título me llama a verla. Muchas gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No la co ocia, pero parece muy buena así que espero poder verla muy pronto.
    ☆Laury😘✏

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña... Creo que vere la pelicula para enterar de como esos periodistas tuvieron que dejarse la piel para sacar esos reportajes y de como los censuraron... Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Tengo muchísimas ganas de ver esta película desde hace algún tiempo pero no he tenido la oportunidad de acercarme a verla al cine. Me alegra mucho saber que la historia ha sido tratada con el respeto que merece y que te haya gustado tanto, me imagino lo importante que habrá sido para ti, por tu carrera, tu vocación, ver una historia así ser llevada a la pantalla grande y por tan buenos actores :3 La verdad es que espero verla pronto y que me atrape tanto como a ti, gracias por la recomendación :3 ¡Nos leemos!

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar

¡Opina! ¡Es gratis! Pero por favor, evita hacer SPAM si no es en la página habilitada para ello, la de la iniciativa Seamos Seguidores. Veo todos y cada uno de los comentarios que ponéis y los devuelvo. Pero, cualquier tipo de SPAM que se haga fuera de la página de la iniciativa Seamos Seguidores será eliminado y no se le devolverá ni el follow ni el comentario.
Considero SPAM como cualquier comentario del estilo "ya te estoy siguiendo, te invito a pasarte por mi blog" o similares. Los links a vuestros blogs y firmar con los nombres de los mismos SÍ que está permitido, pero más allá de eso, todo acto de autopromoción lo consideraré SPAM.
Contribuyamos, entre todos, a hacer de éste un rincón maravilloso :)

¡Os quiero a tod@s!