27/1/18

El rincón de los libros: Orgullo y prejuicio, de Jane Austen


Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.
Sin embargo, poco se sabe de los sentimientos u opiniones de un hombre de tales condiciones cuando entra a formar parte de un vecindario. Esta verdad está tan arraigada en las mentes de algunas de las familias que lo rodean, que algunas le consideran de su legítima propiedad y otras de la de sus hijas.
Orgullo y prejuicio es, sin duda, la obra más famosa de la autora inglesa Jane Austen. Publicada originalmente en 1813 de manera anónima y considerada una de las primeras comedias románticas de la historia, la novela narra la historia de Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, ambos de clases sociales muy diferentes pero con mucho más en común de lo que ellos creen. 

Orgullo, prejuicio... y malentendidos

Si os soy sincera, no esperaba que esta novela me llegase a gustar y, de hecho, estuve dudando sobre si debería comprármela o no. ¡Cuánto me alegro de haberla comprado! La verdad es que es una novela con la que me he reído increíblemente, mucho más de lo que me esperaba y que, además, es tan inteligente como sutil.
–Yo siempre he considerado que la poesía es el alimento del amor –dijo Darcy.
–De un gran amor, sólido y fuerte, puede. Todo nutre a lo que ya es fuerte de por sí. Pero si es solo una inclinación ligera, sin ninguna base, un buen soneto la acabaría matando de hambre.  
Como ocurre en Emma, la anterior novela que leí de Jane Austen, los personajes están excelentemente perfilados. Sin embargo, aquí hay una pequeña particularidad que, yo, creo, está hecha adrede. Mientras que los personajes principales (Elizabeth, Mr. Darcy, Jane, Mr. Bingley) se muestran perfectamente caracterizados, con una redondez y una evolución increíble a lo largo del libro, el resto de personajes que rodean a los protagonistas se muestran con una planicie increíble y no evolucionan absolutamente nada. Esto permite que los personajes principales resalten en medio de la vanidad y la simpleza del resto y, la verdad, creo que es un recurso muy novedoso y que no recuerdo haber visto en otras novelas (corregidme si me equivoco) y me parece una manera muy pero que muy ingeniosa de hacer que el lector no se pregunte por las historias de los demás personajes sino que se centre en lo que está leyendo. 
–¿Y no se deja cegar alguna vez por los prejuicios?
–Espero que no.
–Los que no cambian nunca de opinión deben cerciorarse bien antes de juzgar.
–¿Puedo preguntarle cuál es la intención de estas preguntas?
–Conocer su carácter, sencillamente –dijo Elizabeth, tratando de encubrir su seriedad–. Estoy intentando descifrarlo.
–¿Y a qué conclusiones ha llegado?
–A ninguna –dijo meneando la cabeza–. He oído cosas tan diferentes de usted, que no consigo aclararme. 
Aunque, sin duda, de todos los personajes, la que se lleva la palma a nivel de complejidad psicológica el Elizabeth Bennet. Sin duda, ha sido mi personaje preferido a lo largo de todo el libro, ya que se trata de una mujer completamente rompedora. Y es que, a diferencia de la mayoría de las mujeres en la época victoriana georgiana*, Elizabeth no es solamente una mujer bonita, y no solamente está instruida en las materias típicas de las mujeres de la época (a la sazón música, bordado, canto, piano, etc., etc.) sino que, por el contrario, es una joven con una capacidad de reflexión maravillosa, un juicio excelente y una mentalidad 100% realista. Y, si a eso le juntamos el hecho de que no se calla sus opiniones ante nadie, sin duda resulta una mujer un tanto 'incómoda' para la sociedad de la época. Solamente una mujer como Elizabeth podría ser capaz de hacerle unos cuantos 'zascas' a Darcy, que es lo que ocurre a lo largo de todo el libro (y es lo que me ha enamorado de ella, todo hay que decirlo). 
"A poca gente quiero de verdad, y de muy pocos tengo buen concepto. Cuanto más conozco el mundo, más me desagrada, y el tiempo me confirma mi creencia en la inconsistencia del carácter humano y en lo poco que se puede uno fiar de las apariencias de bondad o inteligencia".
Con esta novela, sin duda Austen quería tratar dos temas que, para mi, resultan increíblemente importantes: en primer lugar, Orgullo y prejuicio constituye una maravillosa lección de humildad para todos aquellos que piensan que el modo de ser de una familia condiciona el modo de ser de todos sus miembros. Me explico. ¿Nunca habéis oído a nadie decir algo como 'no me extraña que Fulanito sea tan [poner cualquier adjetivo, normalmente negativo] teniendo en cuenta que todos en su familia son así'? Pues esta obra demuestra que no se nos puede juzgar en base a cómo son los demás miembros de nuestra familia, porque no tenemos por qué asemejarnos a ellos. Uno puede ser perfectamente diferente a cómo son los demás miembros de su familia, y esa es una posibilidad tan admisible como cualquier otra. Este es el caso tanto de Elizabeth como de Jane. Aunque ambas son muy diferentes de carácter, las dos hermanas tienen un punto en común: la falta de altanería y de frivolidad que poseen los demás miembros de su familia en mayor o menor medida. Esta cualidad es lo que las hace tan diferentes y, a la vez, tan atractivas a los ojos de los amigos. 
En segundo lugar, otra de las cosas que sin duda quiso plasmar Austen con esta obra es cómo tanto el orgullo como los prejuicios (apuesto a que nunca lo habríais adivinado, ¿a que no?) pueden llegar a ser increíblemente dañinos y tóxicos a la hora de establecer una relación, sea del tipo que sea. A lo largo de toda la obra nos encontramos con relaciones que, de una u otra manera, se ven truncadas por un exceso de una u otra característica. 
  
SPOILER. PASA EL RATÓN POR ENCIMA PARA SEGUIR LEYENDO.
Cojamos, por ejemplo, el caso de Jane y de Bingley. Ambos se aman, pero, dado que los dos son de una naturaleza bondadosa, afable y un tanto tímidos, tienen miedo de incomodarse el uno al otro y, siguiendo los dictados de su corazón, confiar en su buen juicio y pedirse en matrimonio, Bingley decide confiar en su hermana y en su amigo, ambos llenos de prejuicios contra los Bennet por su falta de dinero. ¿El resultado? Dos jóvenes que se quieren y que se ven separados por los prejuicios. 
O, más rebuscado aún. Cojamos el caso del señor y la señora Bennet. No hay duda de que, si esta pareja existiese a día de hoy, ya se habrían divorciado. La señora Bennet es una mujer frívola y dramática, mientras que el señor Bennet, por su parte, es un tanto altanero y tiene demasiado buen concepto de sí mismo. Como muchas otras parejas en la época, conviven bajo el mismo techo sin apenas prestarse atención el uno al otro porque, en el fondo, se odian. El señor Bennet es demasiado orgulloso como para tener un buen concepto de su esposa, mientras que ésta es demasiado necia como para ni siquiera llegar a darse cuenta. 
FIN DEL SPOILER.
––¡Oh, desde luego! exclamó su fiel colaboradora––. Nadie puede estimarse realmente perfecto si no sobrepasa en mucho lo que se encuentra normalmente. Una mujer debe tener un conocimiento profundo de música, canto, dibujo, baile y lenguas modernas. Y además de todo esto, debe poseer un algo especial en su aire y manera de andar, en el tono de su voz, en su trato y modo de expresarse; pues de lo contrario no merecería el calificativo más que a medias.
––Debe poseer todo esto ––agregó Darcy––, y a ello hay que añadir algo más sustancial en el desarrollo de su inteligencia por medio de abundantes lecturas.
––No me sorprende ahora que conozca sólo a seis mujeres perfectas. Lo que me extraña es que conozca a alguna.  
Creo que esta obra enseña mucho sobre la propia naturaleza humana, enseñándonos lo extraños que podemos llegar a ser a veces al comportarnos o hacer cosas que realmente no queremos llegar a hacer, como ignorar deliberadamente a la persona a la que amamos, por culpa de nuestro orgullo y de nuestros prejuicios. Aunque obviamente esta obra sería mucho más rompedora en la época victoriana georgiana* (cuando las cosas funcionaban diferente y los constructos sociales y los modos de comportarse estaban mucho más encorsetados que en la actualidad), creo que, aún a día de hoy, esta obra sigue estando en plena vigencia dado que, a pesar de que han pasado dos siglos (de hecho, este 2017 se conmemoró el bicentenario de la muerte de Jane Austen), nuestra manera de relacionarnos, nuestra forma de comportarnos y nuestro modo de juzgar a la gente antes de llegar a conocerla siguen siendo exactamente los mismos. 
"La vanidad y el orgullo son cosas distintas, aunque muchas veces se usen como sinónimos. El orgullo está relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que quisiéramos que los demás pensaran de nosotros"
Una de las cosas que sí que le tengo que reprochar a Austen es que, a pesar de lo magnífico de la historia, la fuerza de las mujeres que la protagonizan, la delicadeza y sencillez con la que está escrita, la universalidad de los valores que transmite, la profundidad de sus personajes y lo hilarantes que son algunos de sus pasajes, el final es DEMASIADO precipitado. Austen, los finales te patinaban mucho. El hecho de que la historia, que tan enredada y desarrollada estaba se resuelva en apenas 10 páginas me pareció de lo peorcito. Si el final de Emma me pareció forzado e irreal, este final me ha parecido un tanto apresurado, como si de pronto la autora viese que le estaba quedando una novela un poco larga y tuviese la necesidad de terminarla. Es como que todo se soluciona de repente justo en el punto en el que el clímax de la novela se ha terminado. Me pilló como muy de sopetón. Pero por lo demás es, sin duda, una Novela Que Hay Que Leer Antes De Morir. 

PD: Sé que me vais a matar por ponerle cuatro estrellas, pero es que Emma me gustó mucho más 🙈. A lo mejor en un futuro lo releo y me megaencanta, pero es que el personaje de Emma me llegó muy fuerte al corazón. Lu sientu :(.
*FE DE ERRATAS: Tal y como me habéis hecho saber en los comentarios, Jane Austen no vivió durante la época victoriana, sino durante la georgiana. La época victoriana se inició veinte años más tarde, en 1837, cuando la reina Victoria ascendió al trono británico. Cintia nos dice que "Victoria nació en 1819, dos años después de la muerte de Austen. Ella vivió en el período anterior, la llamada era georgiana, por los reyes Jorge y específicamente se le relaciona con un subperíodo de esa época, la llamda Regencia (1811-1820), cuando el príncipe de Gales y futuro Jorge IV, tenía el poder debido a la locura de su padre Jorge III. Coincide también con la época del imperio de Napoleón I. Las costumbres y normas eran un tanto diferentes, mucho más relajadas en la época de Austen e incluso la vestimenta era distinta, se usaban vestidos estilo imperio." ¡Disculpadme el error! 
¿Y vosotr@s? ¿Habéis leído Orgullo y Prejuicio? ¿Qué os ha parecido? ¡Dejadme vuestro comentario! Un besote enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!
Compártelo:

10 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Me alegra mucho que te decidieras a comprarlo y me ha encantado la reseña, has hecho una análisis muy completo del libro ^^
    Poco más puedo añadir, estoy de acuerdo con absolutamente todo lo que has dicho y el libro es uno de esos clásicos que hay que leer sí o sí.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Yo leí este libro hace ya bastante y me encantó *-* De hecho, es el único libro que he leído de la autora, pero "La abadía de Northanger" me está esperando en la estantería. A mí el final también me pareció algo precipitado, pero por lo demás es una obra de 10. A mí lo que más me gustó fue la ironía que utilizaba la autora para criticar a la sociedad en la que vivía.

    ¡Besos! ♥

    ResponderEliminar
  3. Te perdono por las cuatro estrellas xD
    He escuchado a un amigo decir que no le ha gustado el final porque fue precipitado, pero no sé si es porque yo soy la que no lo captó o qué pero a mí pareció bien así como está... Qué le vamos a hacer. Anyways, I love this review.
    Y yo, en realidad, en un principio no me gustó que los personajes secundarios cambiaran, porque de verdad que me da pena por los Bennet. Me da mucha pena que Jane y Elizabeth sean parte de esa familia, pero, primero, hay que recordar que hay muchas personas muy diferentes al resto de su familia, y segundo, mi mamá es el mejor ejemplo, y luego sigo yo. Soy muy diferente a toda mi familia, en todos los sentidos; es más, mi familia de parte padre se parece mucho a los Bennet, así que esa es una de las razones por las que me gusta tanto Orgullo y Prejuicio, me identifico mucho con Elizabeth.
    Un besoooo ❤

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Nadie te matará por las 4 estrellas, no te preocupes. A mí me gustó mucho más "Persuasión". Me encantó tu reseña, es muy detallada y coincido totalmente con la opinión que dejaste en spoiler. Leí este libro 2 veces y me sigue chirriando que todo se resuelva en las últimas páginas. Lamentablemente, varios libros de Austen son así. Y es cierto que nuestra manera de prejuzgar a la gente no cambió. Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Me ha encantado tu reseña, que te metas de lleno en los temas que envuelven a la novela. Por cierto, me pasa como a ti, también me gusta más Emma ;-)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Solamente para aclarar un dato que a los fans de Jane Austen nos parece importante que la gente aprenda a diferenciar. En dos ocasiones hablas de la época victoriana. Existe la creencia de que todo el siglo XIX es lo victoriano, pero NO es así. Mencionas también que, en efecto, Jane Austen murió en 1817 (el año pasado se conmemoró el bicentenario luctuoso) y por lo tanto NO corresponde a la era victoriana que inició veinte años más tarde, en 1837, cuando la reina Victoria ascendió al trono británico. De hecho, Victoria nació en 1819, dos años después de la muerte de Austen. Ella vivió en el período anterior, la llamada era georgiana, por los reyes Jorge y específicamente se le relaciona con un subperíodo de esa época, la llamda Regencia (1811-1820), cuando el príncipe de Gales y futuro Jorge IV, tenía el poder debido a la locura de su padre Jorge III. Coincide también con la época del imperio de Napoleón I. Las costumbres y normas eran un tanto diferentes, mucho más relajadas en la época de Austen e incluso la vestimenta era distinta, se usaban vestidos estilo imperio. Así que no hay que confundir.

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Qué buena reseña, haces todo un gran análisis de la novela. Me alegra que te haya gustado mucho :)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que a pesar de todos los buenos comentarios, no me.animo con el.

    ResponderEliminar
  9. Me gustó bastante y espero acabar leyendo todos los libros de la autora :)
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Me alegro que te decidieras a leerla, es mi favorita de la autora aunque no sé si en ello también ha influido que es la novela con la que me inicié.
    Muy buena reseña. No conocía tu blog y me quedo por aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar

¡Opina! ¡Es gratis! Pero por favor, evita hacer SPAM si no es en la página habilitada para ello, la de la iniciativa Seamos Seguidores. Veo todos y cada uno de los comentarios que ponéis y los devuelvo. Pero, cualquier tipo de SPAM que se haga fuera de la página de la iniciativa Seamos Seguidores será eliminado y no se le devolverá ni el follow ni el comentario.
Considero SPAM como cualquier comentario del estilo "ya te estoy siguiendo, te invito a pasarte por mi blog" o similares. Los links a vuestros blogs y firmar con los nombres de los mismos SÍ que está permitido, pero más allá de eso, todo acto de autopromoción lo consideraré SPAM.
Contribuyamos, entre todos, a hacer de éste un rincón maravilloso :)

¡Os quiero a tod@s!